Extudio Tak casi a punto como que ya

¡Al fin! Mi vida, y por ende Studio Kat entero en un hábil ejercicio de egocentrismo, vuelve a discurrir por un cauce semi-pautado. Proyectos que comienzan a vislumbrar un final, manos que retoman Reinos de Katz olvidados (ejem), textos que al fin ven la luz y trabajos remunerados. La gloria y el éxtasis compilados en un mismo archivo, para que nos entendamos.

Y uno de las cosssas más tochas que al fin mañana (¡jaja, cuánto he deseado poder decir esto de verdad!) estará concluso, concluído y finiquitado es nuestro cortometraje de ficción, Extudio Tak. Han sido dos meses de desquicio y cólera, de adaptar formatos de PCguay a mierdaMacintosh, de doblar, editar y cagarme en la madre de Sony, Apple y Panasonic por ser tan amigos y tener protocolos estándar. Y tres cojones. Lo más parecido que tenían los programas que he usado es que ambos utilizaban de tanto en tanto la palabra píxel. Y ni siquiera podía esperar que todos midieran lo mismo. Incluso si el píxel es un tamaño mundializado. ¿Te crees que a ellos les importa? Pues eso.

Para que veáis que es horriblemente cierto, os dejo con una imagen. Precisamente, una de las imágenes que da comienzo al corto propiamente dicho. Sentid terror y algo de antipatía ante la Servilleta de Inicio, que en nuestro caso bien podría sustituir a la Carta de Ajuste, el Test Pattern o un pantallazo azul.


Mañana, más. Sobretodo, más cosas terminadas. Que siempre dan una alegría.