El fenómeno Oekaki

Hola a todos. Me llamo Shirubia, soy webministress y secretaria del Gran Líder, mi signo es piscis y mi tipo de sangre es O negativo...
Ah, aún os acordáis de mí. ¡Gracias! Me hacéis muy feliz ;)

Como suelo hacer últimamente, actualizo y todo eso pero no escribo nada por aquí. No sé por qué. Tal vez el foro consume toda mi verborrea. En cualquier caso, para que veáis que os sigo queriendo, voy a anunciar las actualizaciones del día (pardon me, Bartu) y a contar algo que quería publicar por aquí desde hace un tiempo.

  • Nuevo enlace en Afiliados, como siempre por el menú de la izquierda, que lleva al honorable blog de Deed.
  • Nueva tira de I think Im a paranoid freak, que una vez más podéis ver clicando en el banner que hay por arriba, y que podéis comentar en el foro (o aquí, si tal es vuestro deseo).

Ahora será mejor que empiece a hablar del título de la noticia, o sea, del fenómeno oekaki.

El oekaki (oekaka según el Gran Líder) es ese foro de dibujo onlain que instalamos hace ya tiempo. Tiene una aplicación parecida a un photoshop simple (o un paint poderoso), que te permite garabatear y publicar dibujillos, comentarlos, editarlos y muchas más cosas.
Todo eso está muy bien, pero la verdad es que instalamos el oekaka y nos olvidamos. Se quedó ahí, muerto de risa, con cinco dibujos y eclipsado por la magnitud de otros proyectos, cogiendo polvo y telarañas...
¡O eso nos pensábamos! Porque cuál no sería nuestra sorpresa al ver, meses después, que un porrón de gente se había registrado, e incluso varios usuarios subían dibujos y los comentaban. Pero... ¿¿de dónde llega esta gente?? Sólo aparecen por el oekaka, sin dejar huellas visibles en la web o en el foro; a la mayoría no los conocemos de nada, y es un misterio cómo han averiguado las virtudes de nuestro oekaka porque no lo hemos promocionado una mierda.

Así están las cosas: 35 miembros registrados, 10 de los cuales son activos, y dibujos como estos:


Por bizani


Por mangaware

Mecagüen. No os invito a utilizar el oekaka, porque ya veo que no hace falta. Vosotros solos lo encontráis. ¡Hale! No me quejaré de sorpresas como esta. Gracias por visitarnos y sed felices.