El LADRIDO #5, resubido a Internet

Parent Category: Noticias
Published on Thursday, 26 July 2012 15:37
Hits: 1792

¡Hora de un nuevo LADRIDO! Bueno, lo de nuevo es relativo, porque ya tienen su tiempo. Este de aquí es de marzo de 2006, sin ir más lejos. Para los que no sepáis qué son los LADRIDOS, lo estuvimos comentando por este post hace un tiempo. En resumen: mierda. Pero mierda gratis. La clase de mierda que un día nos haría ganar premios.

En este volumen ya nos habíamos crecido como unos enanos con zapatos de tacón. El Puto Perro corona la portada (obra de Santi, dependiente de la librería Futurama por aquel entonces) en lo que sería una estúpida costumbre hasta el cierre del fanzine. En esta ocasión lo dedicamos al ODIO A LOS OTAKUS, en un derroche de imaginación que nos llevaría a lanzar una serie de chapas ODIO, de las que aún perduran los archiconocidos modelos ODIO A LOS EMOS y ODIO NINTENDO Y AL GORDO DE MARIO, dejando por el camino perlas como ODIO A LAS GOTHIC PAQUITAS y ODIO PAGAR EN LOS PUTOS SALONES. 24 páginas de sarna, ahí van.

 

 

Y no, no llevamos mal las cuentas. Algún listillo se habrá dado cuenta de que hemos saltado del tercer LADRIDO al quinto. Bueno,,, es que no hubo un cuarto número. Para explicar lo que pasó, mejor hago copypaste de un texto que aún guardo en mi PC,,,

Tras el Salò, y con ánimos renovados por las ventas (¡dinero llama a dinero, sí nena!), decidimos hacer un número especial de Navidad. Tema, la religión. Cómo nos íbamos a divertir a costa de la Iglesia. No habíamos hecho chapitas del Papa Volador para nada. Pero hete aquí que (¿mano de Dios? ¿casualidades del destino? ¿vagancia?) los autores se piraron de vacaciones y se dispersaron. Uno también tiene que descansar. Fin de la historia. Un par de tiras llegaron a tiempo, pero con tan poco material no había ni para llenar medio fanzine. Y ante la duda de sacar un fanzine de 16 páginas con tres tiras y el resto repleto de publicidad, o aguardar al año siguiente, nos decantamos sabiamente por la segunda opción.

Y como somos tan ruines, mantuvimos la numeración para atormentar a los coleccionistas. Que los había. Hay gente para todo. En fin, que podéis seguir rebuscando en nuestro pasado a través de la librería en Issuu, o echar un ojo a cosillas más actuales, como el Malditos Templarios.