Crónica: #GabachExpo (Japan Expo, para los no iniciados)

Parent Category: Noticias
Published on Friday, 27 July 2012 18:11
Hits: 1674

¡Ah, GabachExpo! ¡La mayor puta cosa a la que hemos ido en nuestra vida! Los franchutes sí que saben montárselo bien. Ya nos advirtieron los españoles repetidores que la organización nos iba a poner al fondo del todo, y que tampoco es que se vendiera tanto. En lo primero les doy la razón, en lo segundo,,, bueno, digamos que ya estamos planeando el viaje para el año que viene. Y a Japan Expo Sud, también. ¡E IRÍAMOS A MÁS SITIOS SI NO ESTUVIERA TODO A TOMAR POR CULO! Esta cita se ha convertido en una obligación anual.

 

 

Allá que nos fuimos, compartiendo espacio junto a Rubén de Studio Wargh y Knil de Japanese Note. 1500 kilómetros de coche, y otros 1500 para volver, cargando también con material de Pandora's Box. No cabía nada más en el maletero. ¿Veis esos huecos encima de las cajas? Pues todavía no estaba todo el material dentro. PRONTO NO HABRÍA SITIO NI PARA OXÍGENO.

 

 

El evento en sí es una puta pasada, si me permitís la expresión. Como cinco veces más grande que cualquier evento en España. Y gente, gente por todas partes. Menos a las ocho y media de la mañana, que es cuando abren la puerta oficialmente a los VIPS y salen corriendo despavoridos para pillar espacio en las colas de firmas de autores. El resto de stands lo sabían, así que éramos los únicos pringaos que estaban allí desde primera hora. QUÉ CABRONES. Miradnos ahí a la izquierda, solitarios.

 

 

En serio, franchutes, vuestro horario a la europea es una mierda. ¿Qué es eso de que a las 22:00 cierren en las hamburguerías? Todo el día a la puta carrera. Estoy seguro que la Convención de Ginebra prohíbe abrir un evento tan pronto. Luego íbamos medio sopas todo el día. ¡Que ya tenemos una edad!

 

 

Como habréis visto, la zona amateur no es tan parecida a la Isla de Fanzines típica del Salón del Manga como a las zonas de stands no comerciales que montan en las Japan Weekend, compuestas por mesas de madera en lugar de stands modulares. Hay algunas diferencias en formatos y precios: mientras que en Barcelona por 175€ dispones de un stand con luz de un metro de largo por cuarenta centímetros de ancho, en Japan Expo pagas unos 120€ por una mesa de casi dos metros de largo por unos setenta y cinco centímetros de ancho. Eso sí, sin luz. Si la quieres se contrata aparte, por casi 400€, aunque la puedes compartir entre un máximo de cuatro stands. La hubiéramos pillado de haber conocido stands interesados, porque no sabíamos como funcionaba bien el sistema. Y las acreditaciones extra cuestan unos 60€, que es prácticamente lo que cuesta entrar los cuatro días al evento si pasas por taquilla. En FICOMIC dan cinco acreditaciones gratis por stand, allí unas dos. Siendo sinceros, en Francia pagas hasta por cagar. La ventaja radical de Japan Expo es que, por muy alejado que estés de la puerta, siempre estás bien localizado: JUSTO AL LADO DEL STAND SUPERMEGACHANANTE DE NINTENDO, que es casi un evento en sí mismo, y rodeado de otros stands y zonas de actividades, con carteles señalizadores por todas partes.

 

 

En cuanto al contenido del área amateur,,, hay que reconocer que los fanzines no son mayoría. Ilustradores con marcapáginas y posters inundan la zona. Hay cómics, pero sorprendentemente para ser Francia (por todo aquello de que leen a rabiar y tienen un mercado real) no se vendían mucho. Al principio pensamos que era por la barrera del idioma, ya que todo lo que llevábamos estaba en inglés (con el Malditos Templarios como novedad), pero es que ni siquiera lo hojeaban. Quizá el problema era la zona en sí, que estaba más enfocada a la ilustración y al fan/handmade. Había OTRA área más dedicada a los jóvenes creadores, que también englobaba pequeñas editoriales, y parecía más enfocada a los cómics. Con todo, había grupos que tenían stands EN LAS DOS ZONAS (¡cágate lorito!). Nosotros optamos por hacer un reclamo publicitario para el Templarios con un dibujín, y al final nos quitamos de encima como ciento y pico copias, así que GUAY.

 

 

Pero no os engañéis: había fanzines en la zona amateur. El problema es que se perdían un poco entre los doscientos stands. Aún así nos llevamos un buen montón, la mayoría en francés, pero eso nos la sopla de canto. Mirad qué variedad y qué gustazo.

 

 

De hecho, no pagamos por ninguno. LOS INTERCAMBIAMOS TODOS POR NUESTROS PROPIOS FANZINES, una costumbre que allá no está muy extendida. Así como en España nos cambiamos los fanzines unos con otros sin mayor problema (a menos que te encuentres con alguien que gasta un ego que revienta el techo), en Francia no conocían mucho eso de leerse el trabajo mutuamente for free. ¡Aunque claro, con casi doscientos stands amateur, cómo para ir cambiando con todos! (Naaah, ya os hemos dicho que todos no tienen fanzine). La cosa es que dibujamos de nuevo un cartelillo rápidamente y obligábamos a los fanzineros a leerlo antes de entablar conversación.

 

¡Y FUNCIONÓ! Salvo un par de remilgados, todo el mundo nos cambiaba los fanzines. Algunos eran más reticentes que otros, pero no tanto por que no quisieran nuestro material o dar sus cosas de gratis, sino por el contenido de sus propias obras. En el recuerdo me queda la chica que me contestó "It's OK, but,,, do you know what is YAOI?", a la que estuve a punto de decirle que el YAOI BIZARRO de Dac and Co ya me había curado de espanto, o el muchacho que me dijo "I have to warn you that this comic is about,,, gay sex", al que le repliqué con un simple "It's fine with me" y le di mi tarjeta, en un acto que ahora que pienso quizá interpretó de otro modo. OPS. Un fanzine llamado MONKEY HEAD incluso me reconoció de mi vista al evento dos años atrás (aquella vez sin stand propio), y otros nos recomendaron más eventos de la zona. RELACIONES SOCIALES MADE IN STUDIO KAT.

 

 

Nos fuimos de allí con buena compra. Siempre que veo una tienda de Neopiko me dejo los cuartos como si no hubiera un mañana, y la verdad es que volví bien cargado de material. Knil también pilló cosillas, y Manu compró COPICS hasta que le reventó el estuche de tantos como llevaba. Y no compramos manga ni DVD's porque estaban en franchute, que si no,,, ¡tenían las tres temporadas de Slayers por 30€! ¡Y tomos de Hokuto no Ken! ¡Y MIL MIERDAS MÁS! Lo único que nos calma la rabia de la cantidad de licencias molonas que tienen por allá es que no emiten en abierto Hora de Aventuras por ninguna cadena. ¡Y tampoco mucho, porque Internet sí que tienen! ¡Y con más megas!

Así que volveremos, y mejor preparados. No os comento la cantidad de pirulas que había por allí (combates de wrestling, pistas de Roller Derby, un lanzapelotas de baseball, coches tuneados, demos de videojuegos que no saldrán hasta septiembre o más allá, merchandising molón a patadas, ¡hasta un espacio para citas a ciegas! Tremendous, esa idea hemos de importarla) porque seguro que otras webs ya lo han hecho o están en ello. Ya se que viajar a Japón está en vuestros wishlists como si no hubiera un mañana, pero esto pilla más cerca y, de verdad, lo vais a disfrutar como enanos lisérgicos. Palabra de froko.

Edit (9/8/2012): otras crónicas que he podido encontrar sobre el evento.