¿os acordáis de Chibisland? Pues en Sevilla no se han quedado cortos

Parent Category: Noticias
Published on Monday, 30 November -0001 00:00
Hits: 2530

Actualizo con esta maravilla porque es justo lo contrario: una pesadilla para expositores y fanzineros. Lo que nadie espera en un evento. ¿Recordáis el Holocausto Chibisland de hace unos años? Pues esto no se queda corto, agua incluída. El relato de Dani, gerente de Konoha no Merchan y buen amigo, es para no perdérselo. Dicho lo cual, bienvenidos a OTACON SEVILLA.

El pasado día 7 de diciembre llegamos a Sevilla, con el propósito de asistir como stand comercial a la 1º edición del Otaccon que se realizaba en dicha ciudad, organizado por el ayuntamiento de Sevilla (distrito sur), en colaboración con la asociación Otaku no Yume. Tras nuestra primera noche allí, no fue para nada grata la sorpresa al día siguiente de que nos habían abierto la furgoneta, aunque por suerte, todo el material estaba intacto. Empezaba todo "bien"...

Una vez llegamos al recinto para el montaje del stand, empezamos a encontrarnos las verdaderas "sorpresas". En primer lugar, el suelo de la carpa estaba totalmente húmedo debido a que era de arena, y si tenemos en cuenta las fechas en las que nos encontramos, la humedad del ambiente era la culpable de este hecho, cosa que la organización en ningún momento avisó. Compañeros de oficio que se encontraban ya en el recinto montando sus stands, nos avisaron de ello mostrándonos las cajas de material que habían dejado en el suelo para el montaje, parecían "galletas maría"..... Así que os podéis hacer una idea de las condiciones en las que habían quedado los artículos que se encontraban en dichas cajas.

Por otro lado, los stands comerciales estaban ubicados encima de unas plataformas, levantándolos del suelo unos 10-15cm. y cubiertos con moqueta roja. De no haber sido porque estaba mojado debido a las goteras que se producían por la condensación de la humedad en el ambiente, habrían estado geniales para los expositores, pero estar todo el día andando sobre suelo mojado no es para nada cómodo, ni agradable. Y está situación la "sufrimos" los expositores, durante todo el fin de semana.

Durante el montaje empezamos a darnos cuenta de un detalle que normalmente se pasa por alto, debido a la confianza que depositamos las tiendas expositoras en la organización del evento, y es que dentro de la carpa había gente de a pie merodeando por los stands y preguntando precios según íbamos colocando los artículos en su sitio. Nunca, jamás, nos habíamos tropezado con esta situación, así que la pregunta vino enseguida a nuestra cabeza, ¿que estaba haciendo la seguridad de la carpa? Empezamos a fijarnos en que habían 6 puntos de acceso abiertos al interior de la carpa, y ninguno vigilado... Este hecho no nos hizo ninguna gracia, así que en cuanto tuvimos oportunidad de hablar con gente de la organización, preguntamos sobre la seguridad que iba a haber por la noche en el recinto, a lo que su respuesta fue: "este hombre"... Una única persona para vigilar una carpa con 6 puntos de acceso, cerrados únicamente 3 de ellos con un cordel... ¬¬U

Tras asegurarnos de que no iba a pasar absolutamente nada, que el parque donde estaba situado la carpa cerraba por la noche, y que allí no entraba nadie, nos fuimos (algo intranquilos) a descansar para estar frescos al día siguiente.

El jueves día 8 a las 17:00h. abría sus puertas al público el recinto, con la sorpresa de que la única luz disponible en el mismo era la de los stands, con lo que todo el recinto estaba a oscuras y no podías ver a la gente hasta que no se metían dentro del stand para preguntar por los artículos. Para más inri, cuando el volumen de los altavoces del escenario subía, la potencia de nuestros focos disminuía, quedándonos casi a oscuras en un par de ocasiones. Aunque todavía quedaban "sorpresas" por llegar, y es que cuando finalizó la jornada a las 21:00h., ni se avisó al público por megafonía de que el evento había clausurado, ni había ningún responsable tanto de organización como de seguridad para cerrar la carpa y pedir al público que abandonara el recinto, así que nos tocó a los expositores desempeñar el trabajo. Cuando finalmente conseguimos desalojar el recinto y cerrar todos los accesos posibles, empezamos a hablar unos con otros en busca del "guarda de seguridad" que se debía quedar esa noche, o alguien responsable del ayuntamiento o la asociación que organizaba el evento. Resultó que allí únicamente quedábamos expositores, con lo que llamé a uno de los organizadores por teléfono para que me explicara la situación, y después de un "intercambio de opiniones" referentes a lo sucedido, negativas, y demás palabras que no entraré a detallar, conseguí que esta persona llamara por teléfono al concejal "responsable" y le pidiera que enviara a alguien para vigilar el recinto, además de presentar nuestras quejas para con la iluminación de la carpa.

Cuando llegamos al recinto al día siguiente, no encontramos a nadie vigilando la carpa, allí entraba todo el mundo cuando y como le venía en gana (al igual que el día anterior), y todos los expositores nos dimos cuenta de que habían entrado en nuestros stands, ya que las cosas no estaban como las habíamos dejado el día anterior, así que fuimos a preguntar y la "excusa" es que estaban cambiando y probando el generador de electricidad. Ya una vez los expositores reunidos de nuevo, empezaron a llover quejas sobre las goteras, y es que por la noche se había condensado tal humedad en el ambiente, que había estado goteando el techo por todo el recinto. Afortunadamente a nosotros no se nos mojó, ni estropeó nada de material, aunque sí que hubo varios perjudicados por este hecho, al encontrarse con posters y peluches mojados durante la noche, y todo ese material se había echado a perder. La respuesta que recibieron estas personas afectadas por parte de la organización fue la siguiente: "Nosotros ni podemos hacernos cargo del importe de los artículos deteriorados, ni el seguro lo cubre, así que no se puede hacer nada"..... Opinar vosotros mismos, yo prefiero no hacerlo....

Esa noche si que hubo seguridad en el cierre, y no hubo que desalojar el recinto, más que nada porque no había a quien desalojar ya que la asistencia había sido prácticamente nula.

El sábado por la mañana uno de los expositores redactó un escrito con una serie de peticiones e incumplimientos de contrato, para firmarlo todos los expositores y presentárselo por la noche a la organización, a modo de queja simple, para paliar dichas circunstancias y poder terminar el evento en las mejores condiciones posibles. No iba a ser tan sencillo presentarlo. A las 21:00h. (hora de clausurar la jornada) aún se encontraba tocando en el escenario un grupo de música que ni siquiera estaba programado en el calendario de actividades del evento, y que, ni nos dejaba atender a los pocos clientes interesados en comprar algún artículo (ya que no se oía nada), ni permitía que desalojáramos nuevamente el recinto los expositores (ya que la asociación estaba concentrada en el mostrador de información y los responsables del ayuntamiento sentaditos en la barra del bar bebiendo cerveza), ya que la concejala responsable de dicho acto, se encontraba a pie de escenario pidiendo que siguieran tocando. Señores, los expositores también necesitamos descansar, estamos más de 12h. de pie detrás de un mostrador atendiéndoos.

Cuando por fin conseguimos que el público desalojara el recinto, nos juntamos todos los expositores con los responsables del evento para poder presentar el escrito y que nos dieran su respuesta. La reunión fue un fracaso total, ya que únicamente recibíamos evasivas y cambios de tema de conversación, centrando la conversación en la edición del próximo año, a lo que la respuesta fue unánime, "aquí nadie va a volver de nuevo, queremos que actuéis ya". Evidentemente, eso no sucedió.

Quiero comentaros uno de los puntos a los que se hicieron referencia en el escrito, la seguridad del recinto. La respuesta del ayuntamiento de Sevilla a esto fue: "pero no os han robado aún, no?" Exacto, la palabra clave era "aún". Y es que nuestra vuelta al recinto el domingo por la mañana se presentaba "calentita", ya que muchos expositores encontramos los artículos de los stands removidos, y con faltas muy concretas. Habían entrado a robar por la noche, y no poco, además de que la persona o personas responsables del robo sabían a lo que habían ido y tenían muy claro que artículos eran los que querían, porque viendo las etiquetas de los precios puestas, no fueron a por los artículos más caros de los stands, sino los artículos por los que más gente había preguntado durante los 3 días anteriores de evento... ¿Casualidad?

Se presentaron nuevas quejas, pero si habéis leído hasta aquí, ya os podéis imaginar la respuesta. Y para finalizar estas palabras, el último detalle del evento. Durante el desmontaje de stands, a uno de los expositores se le vino encima su stand modular, debido al montaje defectuoso del mismo, y por esto aún hubo una concejala que tuvo el valor de soltar estas palabras: "Ahora debería de ser yo quien te exigiera a tí responsabilidades por romper las paredes del stand"..... ¿Enserio? ¿Aún tienes valor para soltar semejante perla? ¿NO HAS VISTO QUE LAS CRUCETAS DE SEGURIDAD QUE SUJETAN EL STAND ESTÁN SUELTAS?

Así que nada, los interesados ya podéis ir pidiendo las bases para participar como expositor el año que viene, ¡¡¡OS VA A ENCANTAR!!!

Daniel Collado Gómez
Gerente de Konoha no Merchan

Esto no es una alegoría del evento, es que los baños estuvieron así desde el jueves.