el Salón del Saldo de Barcelona. ¿No era el del cómic? No, no, el del saldo.

Parent Category: Noticias
Published on Monday, 30 November -0001 00:00
Hits: 973

¡Amiguitos! Al fin, al fin hemos terminado nuestro periplo letal. El Salón del Cómic de Barcelona era nuestro tercer fin de semana recorriendo eventos, pero al fin ha terminado. ¡Y de qué manera! ¡Cuanta gente, cuantos dibujantes reunidos, irradiando felicidad, vomitando proyectos, descoyuntándose las mandíbulas de risa y desvirgando putichanes!

Os contaría un millón de anécdotas hiperhardcore, incluso algunas que ni siquiera nos atañen a nosotros, pero tardaríamos tres vidas (y no tenemos Continues a mano). Por lo pronto, echad un ojo a las crónicas que han escrito la gente de Studio Wargh y Pandoras Box: han malgastado estos cuatro días junto a nosotros y el resto de Epicentro junto a nuestro stand, por lo que nos sumamos a sus agradecimientos, felicitaciones y psicopatías.

Y ahora vamos a lo jugoso: la mierda durante el Salón. Morbo, morbo, heces, heces.

Llegamos a Barcelona después del mediodía del jueves. Advertidos por Fdez de que "si no veíamos el episodio de Lost de esta semana, no habría nada de lo que hablar en el Salón", nos lo vimos durante el trayecto para evitar la marginación social. 


Y nada más llegar, nos quedamos colocados. No queremos decir que nos ubicáramos en nuestro espacio, sino que flipamos. Pero no en el sentido de flipar al ver en qué sitio nos habían situado, sino por los vapores. Y no los de los graffiteros que andaban cerca, precisamente, aunque contribuyeron con el persistente olor a cola. Vamos, que algunos se estaban cociendo a base de porretes y contagiándonos al resto de mal/buen rollito.


Entre todo el colocón (que no duró mucho, pero provocó ataques de asma y la huída del público) y las risas de los siguientes días, cuando nos dimos cuenta habíamos agotado los Shonen Katz. ¡Ya no quedan! ¡Y bien que lo celebramos! Si todavía no lo tenéis, habéis llegado tarde, porque nunca nunca nunca lo volveremos a imprimir. PALABRA. Haber llegado a tiempo, ahora jodeos.


Y hablando de los KATZ, resultan curiosas dos de las novedades fanzineras que anunciaba la guía impresa del Salón del Cómic de Barcelona. No tenemos aquí una copia escaneada, pero a ver si pispáis las dos cosas rarunas en esta recolección de portadas que han manufacturado los Rantifusos.

¿Ya lo habéis visto? Comprobad si habéis acertado con las anormalidades. La primera se trata de este fanzine, el GAFAPASTI, que al final no hemos lanzado para este Salón, sino que aparecerá en el del Manga de Valencia (a finales de este mes, junto al MiniKatz). La portada es una chufla, pero queda bien y todo.


Y esta es la otra novedad infiltrada, la del KATZ 0. 


Se trata de un fanzine QUE NO EXISTE, como sabréis los que nos leéis a menudo. Pero que en principio iba a existir: estaba destinado a ser el recopilatorio con lo mejor de los tres primeros Katz, que haremos en formato digital aquí, en vuestra web menos favorita del mundo, para descargar, leer y que os toquéis. Claro que, en el momento en que enviamos la información del KATZ 0 a los organizadores del Salón, no sabíamos que NO lo íbamos a publicar. Pero como no teníamos portada, y queríamos evitarnos un tono de PANTONE en la guía, como nos ha pasado otra veces, les enviamos la que habéis visto.

La verdad es que contado así pierde la magia, pero para nosotros es glorioso encontrar estos vacíos que podemos llenar con holy shit.

Aunque para mierdacas las que montamos este año en la entrega de Premios del Salón. Va a ser el último año que nos inviten a todos, ¿apostamos algo? ¿Una patada en los pendientes reales?. Y no solamente por los gritos y aplausos enfervorecidos (Tomeu Pinya nos debe odiar a muerte), sino por las carcajadas y comentarios que venían desde nuestro sector. Sin ir más lejos, uno que yo me se hizo algo desde su butaca que nos descolocó a todos cuando el galardonado con el Gran Premio del Salón, Rubén Pellejero, dijo,,,


Y Rubén Pellejero se calló de pronto, bajó la cabeza y se retiró. COMO LO ESTOY CONTANDO.

Lo dicho, que esta va a ser la última vez que Ficomic nos invita a una entrega de premios (ni que decir tiene que alguna vez nos acerquemos a rozar un premio de verdad, como Rocío y su Cuaderno de Tesla). Aunque a lo mejor también influye alguna de las canciones que nos marcamos en el stand. Esto nos pasa por protestones.


Ah, el micrófono retro ese que sale en el video. Qué gran compra. Lo compré pensando en emular a Mister Kennedy, y creo que todos nos hemos ido llenos de gratos recuerdos con él. Lo demuestran un par de dibujazos dedicados de Palmer y Rocío. ¡Gracias, guapísimas!

Ya iremos publicando vídeos de nuestras actuaciones conforme los cuelguen en Youtube. Recordad que las letras de todas las gilipolleces que cantamos están en esta sección del foro, para que os las aprendáis y entonéis con nosotros. El mundo podría ser un lugar mejor si todo el mundo cantara o si realizáramos un ataque preventivo que arrasara el mundo a partir del este de Grecia, pero a falta de bombas nucleares nos quedan los amplificadores de 15W.

Por lo demás, el Salón fue uno como otro cualquiera. Mi dicho es que si no acudes a los dos Salones más importantes de España, ¿qué pretendes hacer? Así que aunque este nos da menos caja que el del manga (que es el estilo que más nos pega) no podemos faltar a nuestra cita anual junto a los colegas en el Salón, planeando fanzines, promoviendo el tebeo, qué gentuza, madre mía. Y mientras nosotros "vendíamos" en el stand sin pena ni gloria,,,


,,,(haciéndole de paso un Yajirobee a DAC, que le llevaba prometiendo desde hacía meses),,,


,,,los muchachos de Flascinder y Ruleta Rusa se dedicaron a recorrer los pasillos en busca de clientes,,,


,,,o lo que sea.

Por cierto, ¿veis la foto del stand, en la que estamos cuatro personas? Bueno, pues el que está más a la derecha del todo es Salvador Espín, un artistaco colega de Guillermo FLAsCinDER, que ahora mismo está trabajando para Marvel. Firmó en nuestro stand un ratico porque se le agotó el tiempo donde estaba haciendo dedicatorias, y así tuvo un sitio en el que terminar de firmarle cosas a la gente que había hecho cola. Y aquí viene la anécdota graciosa:

Resulta que tengo un profesor de Historia de la Televisión llamado Celestino López. Quizá a pocos les suene, pero me enteré de que trabaja para Panini Comics. Ha escrito, por ejemplo, el prólogo de Kick-Ass. Lo peor es que me enteré cuando le vi en el Salón. Yo caminaba hacia la salida para ir a comer. Él estaba apoyado en el stand de Panini. Nuestras miradas se cruzaron. No lo podía creer. Quiero decir, yo llevaba un gorro de Wobbuffet en la cabeza, y él estaba ahí, muy serio, con cara de "qué coño haces tú aquí".

La cosa es que yo quería un bidujo de Salva Espín pero no lo pude conseguir en nuestro stand, y cuando puede hablar con él de nuevo ESTABA CON MI PROFESOR. Precisamente traía un fanzine para regalárselo a Celestino y que viera que mi presencia allí estaba justificada, y aproveché para pedirle una dedicatoria a Salva. Me dijo que iba a hablar con Celes, y le dije que entonces ya me lo haría en otra ocasión. Pero entonces Celestino dijo que les acompañara a la sala de prensa. Y me acojoné.

A ver. Yo tengo pase de prensa y arrestos suficientes (como diría Arturo Pérez-Reverte, "unos cojonazos,,,"), pero este hombre me supera. A saber: sabe más de cómics que yo, sabe más de periodismo que yo, es mi profesor, trabaja para una editorial y yo soy un fanzinero gritón. Por si fuera poco, de él depende que mi carrera termine en junio o no. Y tengo la sensación de que me puede aberronchar con solo elevar el tono de su voz. Tenía todas las apuestas en mi contra.

Y lo peor es que mis profecías se cumplieron. Mientras Salva me dedicaba un Hulk, Celestino comenzó a preguntarme cosas. Yo me sentía como en un interrogatorio. Le dije a Salva que Daredevil  era mi superhéroe favorito, y Celestino replicó: ¿qué historia de Daredevil es la que más te gusta?

¡Punch! Fue un directo al estómago. ¡Yo solo he leído lo que ha publicado la línea Marvel Knights, nada de clásicos ni Bibliotecas Marvel! Me sentía atrapado. Lo peor fue, sin duda, cuando preguntó,,,


Y con esta historia que no tenía nada que ver con el resto damos carpetazo al evento en sí, que no tenía mucha más cosa. Había saldos a patadas y una tienda de la Fnac. Festival del humor y hasta dentro de unos meses, Barcelona.

Si se nos ocurre algo más que nos quedamos sin contar, ya os lo diremos. Hoy voy Paladín a la taza, no me pidáis más.