+ cacaolat

Parent Category: Noticias
Published on Monday, 30 November -0001 00:00
Hits: 699

Ayer os planteé la interrogante: ¿por qué si Epicentro cambiara de nombre debería llamarse Guillermos Pantone Flying Circus? Dejadme que os lo explique.

Guillermo es este hombre, un fanzinero veterano que lleva más de diez años en la brecha de la fanedición. En sus comienzos adolescentes parió el solito La Manzana Paranoica, un fanzine de grapa y fotocopia, como mandan los cañones. Hoy es el responsable de FLAsCinDER, cuyos miembros, ataviados con sus perennes camisas hawaianas, continúan asaltando los pasillos de Salones del Cómic año tras año. Sin Guillermo, Epicentro no sería lo que es: un poco menos que nada.

Que Epicentro está bastante descoordinada no lo puede negar nadie. Yo incluso lo grito a través del megáfono en cuanto tengo oportunidad. No obstante, seguimos lanzando fanzines, teniendo stands dobles en los Salones, y ganándonos el respeto y el desprecio a partes iguales. Bien por nosotros. Pero hay cosssas para las que no estamos preparados por muchas patadas con las que nos amenacen. Una de ellas, mal que nos pese, es el envío de las novedades a Ficomic, la empresa organizadora del Salón del Cómic, para su guía anual del Salón. Este año, sí, tuvimos tiempo, estuvimos alerta, y todos los colectivos les envíamos los datos de cada publicación. Sigh. Atentos a esta página extraída de la guía de este año, e intentad descubrir cuáles son las publicaciones de Epicentro de un solo golpe de vista:


Creo que está claro.

TODAS las malditas portadas que tienen tonos de Pantone en lugar de ilustraciones son fanzines de Epicentro. ¡Arruh!

Pero esta de aquí está especialmente lograda,


porque pertenece a un fanzine que NI SIQUIERA EXISTE. Es un Ovni. Es un gamusino. Es un bulo. Una quimera. Un timo (sobretodo por el precio). Un incorpóreo. Un fantasma. Un susurro en el viento. En esencia, Ficomic, ¡buuuuuu!

¿Y a quién pertenece este fanzine inexistente?

A FLAsCinDER.

De ahí el Guillermos Pantone Flying Circus. Misterio resuelto.

Pero nadie se puede enfadar con él. Porque a pesar de su edad (jaja) todavía nos sorprende haciendo barbaridades como esta:


Y nos pone a todos en nuestro sitio.

Así que Epicentro vivirá. Vivirá muchos años,,, o hasta que Guillermo estire la pata.

Para terminar por hoy, una sucesión de imágenes con lo más granado de este Salón, según la cámara de Bartu y a la espera de colgar más fotos en la Galería. Sin desperdicio.

Nos dirigíamos dispuestos a dominar el mundo. El mundo del cómic, se entiende.


Lo mejor del Salón del Cómic: un stand de fanzines plagado de fanzineros armados con megáfonos y sedientos de ventas. El 25% de ellos, además, iba alcoholizado, pero no se les notaba mucho más que al resto.


Morán sacándonos fotos como si fuéramos monos pajillándose. No somos monos, pero tampoco puedo desmentir lo segundo.


La foto más sexy del mundo. Del mundo del cómic, otra vez.



"¿Quieres ser un superhéroe? ¿Quieres ser un supervillano? ¡Y a mí que coño me importa, yo solo quiero que te lleves mi fanzine! Quiero decir,,, ¡que compres mi fanzine!"



"Tengo un trabajo fantástico, groupies que me siguen a cada Salón, dinero a espuertas,,, ¡pero nunca seré Marty McFly! ¡Ay de mí! ¡Infelicidad, infelicidad!"



No, espera,,, esto SÍ es lo mejor del Salón del Cómic.



"Vamos, Kat. ¿No quieres saber cómo es montártelo con un tío que trabaja en El Jueves?" "Paso. Si todavía fueras Pallarés,,," "¡Baldomero de Pallarés, lo mejor es!"