Fanzines y Comiket.ES: verdades y mentiras

Algunos nos han preguntado por nuestra participación en la organización del Comiket.ES (nombre provisional). La verdad es que han ubicado el logo un poco pronto, porque todavía no hemos hecho nada de nada. Creo que hacemos una función más de asesores que de promotores del evento. En realidad, cualquiera de los que están haciendo aportaciones son asesores y consejeros. Y entre tanta masa de comentarios y sugerencias no puedes evitar encontrar detalles que duelen, dardos en las palabras. Verdades y mentiras de esto de los fanzines. Dejad que os señale algunas en base a comentarios sobre el Comiket extraídos de foros, blogs y deviants.


  • En los eventos no hay sitio para los fanzines, sólo a veces consigues que te presten un stand para promocionar tu obra. Falso. En la mayoría de eventos (no todos) hay un espacio dedicado a los fanzines y/o asociaciones. Otra cosa muy distinta es que sea gratis. Los eventos organizados por asociaciones suelen disponer de espacios gratuitos, pero los salones de más envergadura cobran por exponer. A veces hay contradicciones como en Expomanga, donde las asociaciones no pagan nada y, en cambio, los fanzines (además de estar peor situados) pagan unos cien euros en concepto de stand. Pero las tarifas van a la par que el público asistente: pagas 175 euros por un metro de stand en el Salón del Manga de Barcelona, sí, pero la caja y la promoción que puedes hacer son muy superiores a las que conseguirás en Expotaku Barcelona. Si eres listo y te preparas, el beneficio/gasto te compensará. En esencia: si quieres sitio, lo tienes. Si no quieres arriesgar nada, no lo tienes. Esto es una apuesta por tu trabajo, no puedes esperar a que te lo sirvan todo en bandeja de plata.

  • Mejor que en el Comiket no nos liemos demasiado en concursos y jaleos  varios, a riesgo de perder el norte. Mejor limitarse a fanzine/doujinshi  y cosplay para empezar. Verdad a medias. Todo depende de cómo quieras enfocar el evento. Porque por ahí se comenta que los fanzines hacen poca caja en los eventos si hay muchas tiendas comerciales, y lo cierto es que no es así. La razón es que los eventos en los que hay tiendas atraen a mucho más público. Y los fanzines necesitan, ante todo, público. Gente que pase por delante. Por más que en Internet todo el mundo apoye al Comiket, la realidad es que en los eventos tan solo un pequeño porcentaje de asistentes compra fanzines. En Comiket pueden pasar dos cosas que, en conjunto, son negativas: que solo acuda un público exclusivamente interesado en fanzines que, a priori, no es numeroso; y que, aunque ese público esté muy interesado en comprar fanzines y venga con las carteras llenas, siga sin ser suficiente para abarcar a todos los fanzineros que se reunirán allí. Porque si la montaña sigue creciendo, serán muchos fanzineros para un público muy especializado. Por tanto, cerrar puertas antes de comenzar no parece la opción más adecuada. Culturalmente sí, económicamente (y esto es tan importante como lo anterior, porque la idea es que haya más de una edición) no.

  • Creo que deberiamos centrarnos en propuestas de origen Español, las obras del extranjeras que se queden en el extranjero. Verdad a medias. El verdadero filón para el fanzine llegará si se extiende la idea de que comprar fanzines mola. Igual que hacen los japoneses, igual que se hace en todo el mundo. Comprar fanzines siempre ha diso la caña (¡uoh, tío!), pero hacerlo en el Comiket es algo tan japo que atrae. ¿Por qué no terminar de cerrarlo con la aportación de alguien de fuera? La mayoría de fanzineros españoles no ha leído fanzines extranjeros. ¿Por qué no aprender de ellos? Lamentablemente, pocos se animarían a acudir a un evento primerizo, así que se trata de una imposibilidad de forma más que de convicción. ¡Ojo! Si llega un listo y se pone a vender fanzines japos que ha sacado de un scan, flaco favor nos hacemos todos.

  • Es muy difícil que llenemos todo un "salón" con solo fanzines. Falso. Llenarlo es fácil. En el Salón del Manga de Barcelona, por ejemplo, hay veinticuatro stands cada año y siempre hay lista de espera. Ahora: llenarlo de calidad no lo es. Y que el evento sea beneficioso para todos, tampoco.

  • Haced que la gente sólo pueda vender material suyo. No me refiero a de  series suyas ni nada así, me refiero a que los dibujos de las chapas,  straps, pósters etc sean hechos por ellos. Verdad. De hecho, esto ya se aplica. Otra cosa es que la asociación/entidad de turno no se cosque de nada, pero se trata de una práctica ilegal. La mayor parte de tiendas comerciales tampoco dispone de licencias oficiales, pero se alega que es cosa del distribuidor, no del que vende. En todo caso ellos pagan impuestos, y el avispao que se mete en un stand no comercial a colar chapas bajadas de Internet, no.

  • ¡Voy a promocionarme un montón! Er,,, A ver, a ver. Por lo que se deja entrever en Internet, muchos dibujantes aficionados van a preparar obras si el Comiket se celebra. Esto está muy bien, pero,,, ¿por qué esperar a Comiket? ¡El mundillo está ahí fuera, esperándoos! Hay eventos a tutiplén, y la red de redes nos da la mayor posibilidad de promoción que podemos conseguir. La catástrofe llegará si aparecen cincuenta grupos de artistas en el Comiket, todos con obras nuevas, para un evento más cultural que comercial. Seré breve: pocas ventas. Ilusiones por el suelo. No quiero ver caras largas en un evento creado con tantas expectativas. ¿Siempre nos quedará conocer a otros fanzineros? Claro que podrás hacerlo: aquí y en cualquier otro evento. Si los fanzineros no se conocen más entre sí es porque no les da la gana. Al dato: la mayoría de fanzineros no leen otros fanzines que no hayan hecho ellos o su comunidad. Y esto sí es una gran verdad.

Antes de empezar nada, sea un fanzine o un evento, las bases tienen que estar bien claras. Pero nada de demagogias: los fanzineros ya sobreviven ahí fuera. Los eventos te ningunean, pero conseguir un stand no es tan complicado, y se paga por lo se recibe. ¿Que hay que poner quinientos o mil euros sobre la mesa para hacer un fanzine en condiciones? Sí, pero esto ya lo sabíamos todos. La gracia de este evento es que puede ser el precursor de un consumismo fanzinero, de la moda por leer fanzines y por seguir el trabajo de autores locales. Elevar a los fanzineros a la categoría de autores. Y por eso merece nuestro apoyo y la mayor de las suertes.