Para montar #OtroSalón, preguntad a los fanzines

Parent Category: Noticias
Published on Wednesday, 23 May 2012 16:51
Hits: 1215

Como parece que el tema de #OtroSalón sigue dando marcha, y siguiendo el hilo de lo que ha escrito hace poco Borja Crespo en su blog, creo que no se ha hablado lo bastante sobre el espacio dedicado a los fanzines en el último Salón del Cómic de Barcelona. Se han reinvindicado otros aspectos del evento (la carencia de cómics en sí, la poca difusión de los autores) y los fanzines no aparecen nombrados más que unos cuantos comentarios. Carles Santamaría, director de Ficomic, que cerró unas cuantas bocas en el post que lo originó todo argumentando que Ficomic sí pone de su parte para que la cosa funcione y vaya de tebeos, obvió tocar el tema de los fanzines y a todos les pasó por alto.

En realidad no a todos. Aquí vamos.

Que los fanzines no tenemos un emplazamiento idóneo en el Salón del Cómic es evidente. Está claro que no podemos exigir un espacio en primera fila o justo cuando acaba el stand de Planeta, porque la pela es la pela y somos la escoria y vamos al fondo. Lo puedo entender. Pero contratar paredes modulares no es tan caro, y si se quejan de que con nuestro espacio pierden dinero es que no saben optimizar el uso del mobiliario: pagamos 175€ por un metro de espacio, compartiendo toma de luz y con una trastienda que no entendemos, que no se utiliza para nada y que nos cobran sin avisar.Así montan una isla (perdida) de fanzines, como el ruedo de una plaza de toros (en el que el visitante es la res incauta y nosotros los banderilleros), de espaldas al resto del evento, sin salir indicados en ningún cartel y, este año, perpetuamente amenazados por la exposición de El Naufraguito.

 

Sortida significa fanzines en catalán.

Lo del naufragazo es otro asunto delicado. Hace años, cuando Rantifuso ganó su Premio a Mejor Fanzine, ¿adivináis donde emplazaron su exposición? Frente a una pared, de cara a la nada más absoluta, escondida tras otras dos con las que compartía pared modular y alejada de la zona de fanzines. Y en esta edición, cuando la polémica sobre si los creadores de El Naufraguito habían acudido algún vez a un evento de estas características, ¿que nos encontramos? Stand y expo de El Naufraguito en mitad de la zona de fanzines. Que el pobre hombre no tiene culpa de nada, pero más de uno y más de cien se preguntaban: ¿y tú de quién eres? Un señor con traje atendiendo al escaso público con sus revistitas artesanales, rodeado de chavalería, gente dibujando en el suelo, caretas de monstruo, fanzines con pollas. Lo normal.

 

 

Sin embargo, en el Salón del Manga, pagando exactamente lo mismo que en el del Cómic, sí estamos bien posicionados. Al menos, hasta ahora. ¿Es porque no se nota tanto que desentonamos? Con tanto cosplay, tanta cría en bragas y tanta tontería, la zona de fanzines no es más que una extensión de la vida del evento. La juventud tomando los tebeos, el manga, llámalo como quieras. Señores ficomiqueros: el follón que montamos en la zona de fanzines en el Salón del Cómic no puede ser el origen de nuestro destierro, es la consecuencia. Si no atraemos a alguien a nuestro espacio, si no gritamos que estamos ahí con un amplificador, ¿lo harán ustedes poniendo unos paneles negros que nos rodean, impidiendo que nadie vea lo que hay al otro lado? Esos somos nosotros.

Carles Santamaría, a través del correo electrónico, ha respondido a las quejas de algunos fanzines: "Te cuento que están ubicados entre los pasillos centrales y justo delante del pasillo de salida, que da a las exposiciones, espacio de videojuegos y conciertos. Estáis en la centralidad del recinto, respetando la personalidad que tenéis como publicaciones alternativas". Vosotros veréis.

He intentado buscar una imagen para adornar esto, en la web de Ficomic, pero es que joder, ni allí se nos huele en las fotografías.

A título personal quiero destacar que los eventos que organiza Ficomic son de los pocos en los que aún solicitamos espacios de fanzines. Pero es que el salto de precios es brutal. No hay opciones para los autoeditores que quieren ir a más. Bueno, sí, juntarse entre doce y montarse su espacio de fanzines en otro sitio, como hacen últimamente los webcomiqueros. Al final cada uno paga lo mismo (un poco más que en la zona de fanzines) por estar igual de hacinados, pero en una localización mejor y saliendo en el folleto de Ficomic como autores. Entonces, ¿para qué la zona de fanzines?

Y reivindicamos esto ahora porque sabemos lo que hay: que por mucho que calculen cifras, el evento en el que los fanzines hacen vida es en del Manga. No se por qué. ¿Será por el emplazamiento, porque se nos quiere más, porque los críos al final resulta que sí que gastan, porque el manga es lo que vende, porque sí que va más gente? Ni idea. Pero como nos pongan en el culo del Palacio nº2 preveo top manta de fanzines en la puerta del Salón del Manga. Ese sí que no nos lo tocan.