Tim Sale es un tío guay

Parent Category: Noticias
Published on Tuesday, 30 November 1999 00:00
Hits: 863

Retomamos la sección de entrevistas, que si no pensáis que somos unos vagos y que tiramos la toalla. ¡Eso never! Hoy mismo me he acercado a la Fnac para concretar cosssas de la presentación de Otakuart. Pero como no paráis de pedir y pedir de gratis, aquí tenéis una nueva conversaciónbarradiálogo con grabadora. En este caso, es Tim Sale el que nos abrió su coraçao en el último Salón del Cómic de Barcelona, el ilustrador de Heroes, lápiz entre lapiceros. En realidad fue la intérprete quien nos ayudó a entrevistar a un Timmy que estaba asobinado en el sofá, sin nada más que hacer. Recuerdo el encuentro con precisión porque Tomás Pardo, el encargado de prensa de Ficomic, me comentó que era imposible entrevistar a este autor en concreto. Cosas del directo. Y segundos después me lo vi por ahí sentado, pensando en las musarañas, sin ningún medio acosándole. De hecho, le ignoraban. A sus dos costados había gente haciendo entrevistas. Pobre Timmy. Con mi compasión innata, pensé: esta es la mía. Bueno, lo pensé en inglés para ir calentando motores: this is my time. Servidor sabe hablar en bretón y todo eso, pero por si acaso se escapa detalle a mis oídos, la intérprete fue una mujer majísima que me contó su versión de la vida de Tim Sale. Confiemos en ella. ¡Dentro entrevista (pinchad en leer más)!

Tim Sale (Nueva York, EE.UU. – 1959) es dibujante de cómics desde 1983, y ganador del Premio Eisner al Mejor Dibujante en 1999, pero parece que el reconocimiento generalizado en nuestro país le ha llegado con la emisión de la serie Heroes en la pequeña pantalla, para la que ha realizado story-boards y todas las ilustraciones que aparecen. Que no son pocas: a lo largo de la primera temporada, los cuadros que pinta Isaac Méndez, uno de los protagonistas, son en realidad obra de Tim. Aprovecho la oportunidad que me brinda su invitación al Salón del Cómic de Barcelona por parte de Editorial Planeta, y le abordo (literalmente) en la sala de prensa para que me dedique unos minutos. Hay que ver todo lo que puedes conseguir allí con tener una pulserita azul y cara de buen chico, además de CocaCola gratis de la nevera para los autores.

Kat: ¿Cómo te formaste en el dibujo de cómic?

Tim: Estudié en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York, y también en el taller de John Buscema, uno de los grandes artistas de Marvel. Todo lo que he aprendido de narración visual y dibujo ha venido de aquí.

Kat: ¿Y cuándo comenzaste a dibujar profesionalmente?

Tim: Empecé a trabajar en este mundo con treinta años. Pero antes de eso, durante unos diez años, estuve vendiendo algunas de mis ilustraciones originales en convenciones de cómic. Aunque aquello, claro, no era realmente profesional.

Kat: En España muchos reconocen ahora tu talento por tu trabajo en Heroes, incluso aquellos que no son lectores habituales, pero lo que parecen ignorar es todo tu trabajo anterior. ¿Cuáles fueron tus obras previas?

Tim: Lo cierto es que ya llevo 25 años en el mercado, y eso ha dado para mucho, aunque ahora es cuando me invitan a todas partes(risas). Principalmente me he dedicado a los superhéroes, aunque también he hecho otras cosas: uno de mis primeros trabajos como dibujante, por ejemplo, fue para el cómic Grendel, de Matt Wagner, mucho más cercano a un thriller. De todos modos, la mayor parte de mi carrera la he trazado con Jeph Loeb al guión. Juntos hemos trabajado para Marvel, dibujando a Hulk, a Daredevil o a Spiderman. Y también para DC, con El Largo Halloween y Dark Victory, ambas protagonizadas por Batman, entre otras.

Kat: ¿Y cómo obtuviste la oportunidad de trabajar en Heroes?

Tim:  Jeph Loeb. Es una larga historia. Con él he trabajado durante casi veinte años. Él a su vez conocía a Timothy Kring durante el mismo tiempo. En los años ochenta, después de que Jeph escribiera los guiones de las películas Commando y Teen Wolf, ambos trabajaron en el guión de Teen Wolf Too, la secuela. Una película catastrófica, aunque no por culpa de ninguno de los dos. Pero ya por entonces le surgió la idea de producir una serie en común. Veinte años después, juntos crearían Heroes.

Hará varios años, Jeph me preguntó, a instancia de Kring, si podría encargarme de hacer algunas imágenes para mostrar a los miembros del estudio, junto al guión de Heroes. Las hice. Unos meses después, Kring me llamó porque quería hablar conmigo. Cuando llegué, allí estaban Kring, uno de los directores de la serie y un par de guionistas. Y enseguida preguntaron: “¿por qué todo está en blanco y negro? ¿No hay ninguna muestra a color?” Y yo fui sincero: “no puedo distinguir los colores. Puedo hacer cosas muy sencillas con color, pero tengo un defecto visual, de modo que solo trabajo con blanco, negro y gris”. En realidad, puedo ver los colores, pero no distingo las tonalidades y las confundo.

Aún así, mi trabajo a grises les gustaba. De modo que pasé de encargarme solo de unas pocas ilustraciones a trabajar en gran parte de la estética de la serie. Aunque el color lo ponía por ordenador Dave Stewart (risas). Por hacer, incluso la tipografía que utilizan en la serie, para los capítulos y los créditos, es mía. De mi propia mano.

Kat: Entonces, ¿siempre has tenido a otros coloristas en tus obras?

Tim: Bueno, ese es el standard en las editoriales americanas, de modo que los Estados Unidos es el lugar perfecto para los dibujantes de cómic que no pueden distinguir los colores. Allí el proceso siempre funciona así: el guionista escribe, los dibujantes hacen lápiz y tinta, otro colorea y por último se escriben los bocadillos. Al menos, así funciona en las grandes editoriales.

Kat: ¿Y ese defecto nunca te impidió trabajar en el mundo del cómic, ni siquiera en la Escuela de Artes Visuales?

Tim: No. Lo único que me decían era que no intentara colorear nada, y ya está (risas). Y recuerdo una anécdota sobre eso, de pequeño, que me hizo no tocar los colores nunca más.

Era el cumpleaños de mi hermana, y le dibujé una tarjeta de felicitación, con una persona saludando, sonriendo. En uno de los cajones de su habitación encontré un bote de pintura sepia, y pensé que sería perfecto para pintar al personaje. Lo utilicé, le enseñé la tarjeta, y me contestó: “es muy bonito, pero,,, ¿por qué tiene la cara verde?”. Entonces supe que lo mío no era poner color a nada.

Kat: ¿Cuáles son tus proyectos para el futuro?

Tim: Todavía estoy trabajando en Heroes. Aunque el artista (Isaac Méndez) murió en la primera temporada, me aseguraron que seguiría teniendo trabajo. Así que por esa parte seguiré apareciendo por televisión.

En cuanto a los comics, ahora que he terminado Superman: Confidencial he comenzado a trabajar en un cómic para Capitán América, en la línea Marvel ambientada en 1941. También estoy trabajando en otro proyecto, más cercano al contenido de Heroes. Quizá esté coloreado, quizá no. Todavía he de decidirlo.

Kat: Esto es todo, Tim. Muchas gracias por tu tiempo, y mucha suerte.

Tim: Gracias a vosotros.

Como hacemos habitualmente los infiltrados en la Sala de Prensa que realmente somos aficionados al cómic y a los autores que entrevistamos, intercambio algunas palabras con la traductora mientras Tim Sale me dedica un autógrafo de rigor. No hay tiempo para más preguntas: unas cámaras de televisión arrastran al autor fuera de mi alcance. Por eso he tenido que cortar tan abruptamente. Me hubiera gustado preguntarle más detalles sobre su futuro, o sus impresiones sobre su trabajo en DC (realmente, para reafirmar mi asquete hacia Superman), para que no parezca que me he inventado la entrevista a través de lo que dice de él la Wikipedia. Otra vez será. ¡Y si créeis que miento y jamás le entrevisté, preguntad a la hermana de Tim Sale!