Jordi Bayarri, comiquero, webcomiquero, el hombre para todo

Parent Category: Noticias
Published on Wednesday, 22 February 2012 00:00
Hits: 1835

Retomamos las entrevistas (siempre toca retomarlas, porque la regularidad en esta sección es una utopía) con Jordi Bayarri, autorzaco, demasiado joven para ser de la Vieja Escuela, pero demasiado metido en esto como para ser de la nueva generación. No ganaría el Premio a Autor Revelación de Ficomic, si siguiera existiendo, claro. Jordi es un dibujante salido de los 7 Monos. En todos los sentidos: es un dibujante que crea historietas salidas de tono, y también uno de los profesionales del cómic que vieron el inicio de sus carreras en el colectivo de autores 7 Monos. La wikipedia dice de él que se licenció en Bellas Artes, que publicó un buen número de tebeos de diversos géneros de aventura: Entre tinieblas, ambientado en un mundo plagado de criaturas sobrenaturales; Piel de Dragón, de fantasía heroica; Titán del pasado, de escenario futurista; Alien College, que trata sobre colegialas con ropa ajustada luchando contra extraterrestres malvados... y que quizá su obra más popular siga siendo Magia & Acero, que publica desde 1998, de corte erótico-festivo y ambientación fantástico-medieval, que se ha convertido con los años en una de las colecciones españolas más populares y con una sorprendente continuidad.

Pero a ver qué dice él. Por algo es una entrevista. Le pillamos por banda durante el Salón del Cómic de Zaragoza, en uno de esos impasses en los que no ocurre nada y sales del stand a ver qué hay por ahí. Lo que había éramos nosotros y una grabadora.

 

 

Kat: Jordi Bayarri. Autor de cómics, lleva muchos años y aquí sigue, no ha muerto aún. Eso es importante, siendo autor de cómics, ¿no?

Jordi: Sí, lo importante es no morir. Es difícil, pero se puede conseguir.

Kat: Has sobrevivido al apocalipsis.

Jordi: Sí, sí. Yo aguanto, que es lo que importa. Al pie del cañón.

Kat: Orígenes. 7 Monos. Hace ya,,, ¿cuántos años?

Jordi: ¡Ja! Pues hace lo menos,,, once años, fácilmente.

Kat: ¿Seguís manteniendo el contacto?

Jordi: Sí, claro. De hecho el miércoles que viene hacemos una cena (nota: la entrevista tuvo lugar antes de Navidad). Celebramos algo así como el aniversario, porque los Monos nacieron en una cena de estas, en el chino al que vamos siempre. Lo llamamos el Día del Mono.

 

 

Kat: Es de envidiar, porque todos los Monos habéis acabado dedicándoos a esto. Algunos más que otros dentro de lo que es el mundillo del cómic, pero en general todos habéis terminado trabajando en la profesión gráfica. ¿Sigue sucediéndoles esto a los chavales de hoy?

Jordi: Hombre, no se. Te lo tendría que preguntar a ti.

Kat: Entonces es que no. Reformulo la pregunta: ¿vale la pena empezar como vosotros lo hicísteis?

Jordi: Yo creo que sí. Vale la pena empezar. Lo que cuesta es encauzar el arranque hacia lo que tú quieres, porque la vida te lleva por muchos sitios.

Kat: Lo curioso es como comenzásteis, tantos autores de estilos distintos. Unidos en fanzines temáticos, pero siendo cada uno de su padre y de su madre. Ni siquiera en vuestras carreras profesionales habéis convergido en los mismos géneros, cada uno le da a una cosa. Humor, suspense, aventuras. ¿Cómo logras unir a gente tan dispar?

Jordi: Precisamente la gracia estaba en que siendo tan distintos no nos pisábamos unos a otros el terreno, que siempre puede crear un poco de enemistad o mal rollo.

Kat: ¿Así que os llevábais bien porque no había nada con lo que llevarse mal?

Jordi: Exactamente, exactamente. Además, nosotros veníamos de hacer muchos fanzines colectivos en el instituto y estas cosas. La experiencia nos decía que si juntabas a seis u ocho autores en un mismo fanzine con historietas totalmente distintas no había forma de venderlo. De ahí los fanzines temáticos. Y lo más lógico es que cada uno hiciera su camino pero con el apoyo y el respaldo de los demás.

 

 

Kat: Vamos a olvidarnos por un rato del papel y pasamos al digital. Hoy para que un autor comience, ¿qué es mejor? ¿Fanzines, webcomics?

Jordi: Yo creo que las dos cosas son compatibles, y de hecho los chavales que están comenzando con sus webcomics pueden publicar sus historias en Internet y luego recopilarlas en papel y venderlas como se ha hecho toda la vida. La gran ventaja del webcomic es la inmediatez. Que tú haces algo, lo cuelgas y sabes que hay gente al otro lado con una respuesta. Buena o mala, pero con una respuesta.

Kat: Y tú ya cambias, modificas, según esa respuesta. O sigues.

Jordi: O sigues. Pero al menos ya sabes que hay alguien ahí.


Si te dedicas a hacer fanzines tradicionales puedes pasarte meses hasta que no estén terminados. O años. Y ahí no ves ninguna respuesta. Hasta que lo terminas no sabes qué pasa.

Kat: El tuyo es un caso curioso. Alien College nació como fanzine, y ha acabado siendo un webcomic, en sentido inverso a lo que ocurre hoy en día.

Jordi: Sí, sí. Pero yo creo que al final lo acabaré sacando en papel. Pero como te decía, el objetivo es ir sacándolo día a día.

Kat: Creo que eres el único autor en España que ha hecho esto hasta el momento. Una serie que existe en papel y que sigue en Internet. Quizá Iván Sarnago, con Green Onions y otros trabajos, sí que ha tenido luego una continuidad en la red. Pero en este caso es que el webcómic sigue exactamente la serie por dónde se quedó en papel.

Jordi: Lo he hecho más que nada porque la continuación iba a ser muy larga. MUY larga. Y sentarme a dibujarlo todo, esperando a tener doscientas páginas para publicarlo,,, No podía hacer eso con todo el trabajo que tengo. Necesitaba la obligación de ir publicando.

Kat: Los webcómics te obligan a eso, a tener la obligación de responder al público.

Jordi: Sí, te obligan a a trabajar.

Kat: ¿Cuántas páginas dibujas al mes?

Jordi: A ver que haga cuentas.

 

 

Kat: Llevas a la vez Enchantae, Alien College y tus trabajos en papel.

Jordi: No sabría decirte porque depende del mes, pero estaré haciendo unas ocho páginas del Alien College, más unas doce de Enchantae, más otras páginas para webcomics americanos de encargo, que quizá sean unas seis o siete al mes. Más lo que hago en papel, que ya depende del momento.

Kat: Solo en contenido digital ya toca a página por día, prácticamente.

Jordi: Hago más de una página al día, sobre todo porque en lo digital trabajo en un formato más pequeño. Pero claro, es mi trabajo a tiempo completo. No es que me vaya a la oficina y haga páginas cuando llego a casa.

 

Cuidado. Bayarri te vigila.

Kat: Y además viajas por eventos. Sigues estando ahí. Cuando toca montar stand, cuando toca vender. De mayores queremos ser tú.

Jordi: Sí, yo también quiero ser mayor algún día.

Kat: Gracias Jordi.

Jordi: ¡Me vuelvo a mi stand!

A seguir currando.